lunes, 16 de noviembre de 2009

¡¿Defecar por la boca?!

¿Que no es posible? Lo cierto es que no es nada común, mucho menos normal, pero... CRÉANLO, es posible. Uno, después de rebanarse el ceso pensando en cómo es esto posible, podría llegar a la conclusión de que se trata de una consecuencia derivada de una malformación que alguien que sobrevivió (quién sabe cómo) pudo haber presentado al momento de nacer: ano imperforado. Mas no, simplemente las personas que nacen así necesitan cirugía o no sobreviven por mucho tiempo.
No obstante, en uno de mis muchos y cotidianos días de oscio, me encontré con un video en you tube de un grupo de sujetos que, si bien siempre andan haciendo videos de babadas, en ese video mostraban a un señor que era capaz de "defecar por la boca". De inmediato mi hermano me dijo que era un truco muy bien efectuado. Pero, siempre curiosa, me puse a investigar si no se trataba de alguna mutación, una enfermedad genética o algo por el estilo, y me encontré con que se trata de una enfermedad.

Si bien esta enfermedad no es como tal el hecho de defecar por la boca, es algo bastante parecido y, además, no tan extraño en el mundo, ya que incluso los animales (al menos los perros) lo pueden presentar. Incluso tu, mi querido lector, puedes llegar a padecer esto por pena a tratarte cierto... problemilla.

Primeramente, mi deber hacia las personas que conozco que no pudieron seguir con sus estudios, me obliga a describirles muy a la ligera el sistema digestivo. El aparato digestivo es un conjunto de órganos que transforma lo que comemos en sustancias que se puedan absorber fácilmente, las cuales son solubles y simples, siempre que puedan ser asimiladas por los tejidos. Está formado, en general, por las glándulas salivales, la faringe, la lengua, el esófago, el páncreas, el estómago, el hígado, la vesícula biliar, el intestino delgado, el intestino grueso, el recto y el ano.

Ahora bien, lo que más nos interesa en este caso son los intestinos. Sépase que el intestino delgado se divide en tres segmentos: íleon, yeyuno y duodeno. El duodeno es la parte más ancha del intestino delgado y recibe los alimentos semidigeridos del estómago para culminar la mayor parte de los procesos digestivos; a este se le conecta el yeyuno y a este último el íleon, dos segmentos con una función parecida: la absorción de los alimentos digeridos, y la diferencia entre uno y otro radica predominantemente en que el yeyuno absorbe más nutrientes que el íleon, por lo cual tiene mayor irrigación sanguínea, mientras que el íleon tiene una función mas bien de defensa orgánica e inmunitaria. Este último segmento se conecta con el intestino grueso mediante el ciego; a su vez el intestino grueso es el que se conecta al recto y este al ano.

Una vez terminado el choro inicial, viene lo más raro: sucede que lo descrito al inicio es causado por una obstrucción inicial. ¡Así es, señoras y señores: estar terriblemente tapados nos puede llevar a "defecar" por la boca! Aunque, en primera, se necesita de un taponazo tremendísimo y, en segunda, no sería "defecar" estrictamente hablando.

Vamos por partes. Una obstrucción mecánica en el intestino (ya sea grueso o delgado) significa que hay algo por ahí que no deja que los alimentos (o porquerías, como la maruchan) que comemos siga su paso hasta el recto. Esto puede deberse a un tumor en el intestino, hernias, inflamación intestinal, sustancias extrañas en el intestino (como el típico chamaco al que se le ocurre tragarse una moneda), cálculos biliares, heces impactadas (osea un tapón de caca), que el intestino se pliegue a sí mismo o tejido cicatrizante derivado de una cirugía abdominal o pélvica, principalmente ginecológica (¡¿porqué las mujeres estamos condenadas a la mala salud?!) o gastrointestinal. Alguna de estas cosas obviamente causa dolor, principalmente porque, como las heces y los gases no pueden ser expelidos, hay una hinchazón en el intestino que causa mucho dolor.

Si aún con todo esto la desdichada persona que lo padece no se atiende, llegan más cosas: calambres abdominales, distención abdominal (osea, se ven gordos, obviamente), náuseas, vómito, diarrea (esta solo en los casos en los que el bloqueo es parcial, no total), fiebre y un aliento fétido (:-Ó~). A continuación les voy a poner una información muy interesante que encontré en un libro escrito por A. Martín Duce:

"La obstrucción mecánica del intestino delgado se caracteriza por dolor abdominal cólico localizado a nivel mesogástrico. El hiperperistaltismo (exceso de movimientos del intestino) puede provocar borborigmos audibles (como cuando dicen "te gruñen las tripas") que suelen coincidir con el dolor. Con el tiempo disminuye la actividad peristáltica (disminuyen los movimientos intestinales) y la intensidad del dolor puede disminuir como efecto de esto... Los vómitos son casi omnipresentes en la obstrucción del intestino delgado, siendo más profusos y tempranos cuanto más próxima (cercano) es su nivel (por ejemplo, una obstrucción en el duodeno). Inicialmente, el vómito es básicamente bilis y moco (del intestino, no de la nariz), y puede mantenerse así si el nivel de obstrucción es alto, pero si el íleon se dilata y la situación se prolonga, cambiarán las características del líquido retenido adquiriendo aspecto fecaloideo (que tiene el olor y el aspecto de las heces fecales), más opaco y maloliente, secundario al sobrecrecimiento bacteriano (hay bacterias que es normal que estén en el intestino, pero en una medida regulada generalmente por su expulsión a través de las heces): esto es propio de las fases avanzadas en la progresión de la obstrucción... La ausencia de expulsión de heces y gas por el ano ocurre si la obstrucción es completa, pero inicialmente pueden realizarse deposiciones espontáneas (es decir, le gana donde sea y cuando sea) o con enemas (líquidos del intestino en este caso). La diarrea puede aparecer en obstrucciones parciales... Es de gran trascendencia descartar la presencia de hernias incarceradas (desplazamiento de una víscera u otra parte blanda fuera de su cavidad natural y que no se reducen a la cavidad abdominal), dada su tendencia a la estrangulación (que deje de irrigarse el intestino con sangre) y la importancia de que el tratamiento quirúrgico sea realizado a tiempo: riesgo de necrosis intestinal (osea, que se muera el intestino y, consecuentemente, la persona misma)..."

Conclusión: ¿Se puede defecar por la boca? Sí y no: Si a todo lo que sale por la boca le llamamos vómito y a todo lo que sale por el ano le llamamos heces (o caca o.. etc.), en si estaríamos "vomitando" material fecal o "defecando" material fecal, según por dónde salga; luego entonces, se trata de un mal empleo de los términos médicos y lingüísticos del español.

Ahora bien, si no nos ponemos tan reinas en eso del lenguaje, sí es posible defecar por la boca, sólo que puede estar "tan fea la cosa o no" según el segmento del intestino de donde venga: duodeno, casi lo del estómago + moco intestinal; yeyuno y conforme avanza: porquería más apestosa y desecha que en duodeno o que en segmentos anteriores, porque hay que tomar en cuenta que a lo largo de todo el intestino delgado se va bañando y dejando marinar en moco intestinal, bilis, bilirrubina y enzimas la comida resagada que por su puesto se echó a perder, etc. Y si pasa al intestino grueso, peor tantito, porque ahí entra en acción la pepsina (la que le da un olor especialmente pestilente a las heces) y la absorción de agua, con lo cual todo se va formando en "paquetitos" que pueden estar blandos o secos, según el tiempo que lleven ahí, donde el agua se absorbe (me imagino que sería un vómito más bien duro, muy duro teniendo en cuenta que tiene ahí más tiempo que el que tardan los estriñidos en evacuar, aunque quizá se humedezca a lo largo de todo el camino hacia la boca... ¡guácala!).

Bueno... una vez entendido todo esto, pasamos al video. He aquí el video que despertó en mí la curiosidad por este fenómeno (la enfermedad, no la persona). La verdad aún no se si el señor que aparece ahí tenga algo de lo que he descrito... pero al menos a mí me parece bastante real y será un buen ejemplo de lo que puede pasar con esto.

video

5 comentarios:

  1. esto me exita sobremanera y se me antoja plantarle un beso al tío de la gorra

    ResponderEliminar
  2. Valla fascinante, realmente muy instructivo, busqué en google
    cagar por la boca por que me surgió la duda y tu me diste todas las respuestas que buscaba y hasta con video, creo que compartimos una morbosa curiosidad :)

    ResponderEliminar
  3. pues si esa morbosa curiosidad la tuve sin dudas yo tambien de todas gracias por la basta explicacion la verdad extraordinariamente asqueroso materia fecal en las papilas gustativas !!!!sin palabras

    ResponderEliminar
  4. pues si esa morbosa curiosidad la tuve sin dudas yo tambien de todas gracias por la basta explicacion la verdad extraordinariamente asqueroso materia fecal en las papilas gustativas !!!!sin palabras

    ResponderEliminar
  5. En tus datos personales falto poner que eras puta, recuerda que no todo el mundo te conoce....José

    ResponderEliminar